23 de enero de 2015

Playlist: Post Wisdom Teeth Surgery

Esto, como muchas otras cosas en mi vida y en este blog, va medio en coña medio en serio pero yo lo digo y aquí queda (para la prosperidad, maldito internet). 
Yo soy muy de cantar en cualquier momento y en cualquier lugar, por ejemplo, en el taller de la uni en Suiza con todos mis compañeros pues me marqué una Abeja Maya y un Alejandro Sanz. 
Bien, lo que se dice bien, no canto, pero le pongo muchas ganas y como casi todo en esta vida, la actitud ya hace mucho. Lo que más me gusta cantar es lo que llamo canciones de ducha, la típicas de diva de abrir mucho la boca y aguantar mucho rato las notas. Con los puntos de la extracción de las muelas del juicio ya os podéis olvidar de abrir la boca, los primeros días comí con cucharita de postre, no os digo más. Por eso os dejo una playlist para quitaros el mono de canciones de chorro de voz. Espero que os guste y que lo deis todo.



Enrique Iglesias no encaja totalmente en la definición de diva, pero esta canción hay que cantarla con sentimiento y sentimiento y puntos de sutura no van juntos.


19 de enero de 2015

Post Wisdom Teeth Surgery


Me gustaría compartir mi experiencia tras la extracción de las muelas del juicio, principalmente para tranquilizar a aquellos que se hayan preocupado por lo que hayan oído o por la creencia popular de que es un martirio. 

Primero quiero aclarar que en mi caso había que abrir pero no existía complicación con los nervios y que prefiero no deciros qué me tomé ni detalles sobre la intervención porque depende de cada médico y cada caso y yo no soy nadie para juzgar eso.
Dicho esto, antes de la intervención os recomiendo que os preparéis la medicación y las alarmas etiquetadas con el nombre del medicamento que os toque. Si no tenéis a nadie que os cuide y os prepare las comidas también es conveniente preparar las primeras o por lo menos los ingredientes. Y acudir a un médico que os transmita confianza. Yo no confío ni me creo a ningún médico pero este cirujano me lo recomendaron por distintas vías y tener confianza ciega en su método y en lo que me decía (cosa que no he hecho con nadie más) me relajó mucho y estoy segura de que lo poco que sufrí es en gran parte gracias a esto.
En mi caso, durante la intervención el cirujano me explicó al principio todos los pasos que iba a seguir y la sensación que iba a tener y me lo iba repitiendo antes de cada paso. Me tranquilizó mucho y estoy segura de que si lo pedís ningún médico se opondrá.
Después me dediqué a dormir mucho, casi todo el día sobretodo las primeras 24h, el segundo día menos y el tercero como siempre. De todos modos, son necesarios unos días sin nervios porque a mí eso es lo que me daba dolor de encías a pesar de la medicación y ruidos y pantallas, por lo menos a mí, me daban dolor de cabeza. El tercer día fue el día en el que noté verdadera hinchazón, no era algo exagerado en el sentido de que hay gente que ya es así pero yo si me lo notaba. Pasados tres días todo vuelve a la normalidad, los puntos son incómodos pero es lo único y no duran muchos más días. Para cuidados y consideraciones varios me dieron un plazo de 10 días y es justo lo que tarde en tener la cara completamente simétrica. Como he dicho, nada exagerado pero sí es cierto que se me marca el pómulo y estuve 10 que lo tuve recto.

En resumen, no duele pero sí molesta y la mejor manera de combatirlo es dormir y la medicación (no sé si es necesaria en todos los casos). Esencial y recomendación desde el minuto cero, tomarse dos a tres días de reposo. Un puntazo a tener en cuenta es pedir cita a última hora de la tarde para empalmar con la hora de acostarse.

Outfit: Si vais a salir a la calle en el momento de máxima hinchazón recomiendo que os pongáis un pañuelo que os cubra el cuello hasta la nariz, la gente os mirará porque es así de maleducada pero os mirarían igual el bulto. Aparte, ponerse una parte de arriba entallada puede contrarrestar con la cara y haceros más estilizados.

Comida: Si os gusta comer, como a mí, esto será lo más duro de todo el proceso. Personalmente, considero que dos días sin masticar son más que suficientes, pero ya no tanto por masticar como por no dejar que restos de comida vayan a parar al hueco con los puntos (que, para mí, es una parte de mi cuerpo que no quiero ver ni tocar) es más practico tomar puré. Hice un esfuerzo sobrehumano para comer 3 días puré y hasta que me quitaron los puntos evité comidas excesivamente duras y calientes. Como con los medicamentos, haced caso de lo que os diga el médico, a mí solo me dijo qué comer justo después de la extracción (la cena). Yo, por precaución y comodidad (no por gusto ni ganas) decidí estar tres días ingiriendo purés. A continuación os dejo unas ideas de lo que comí desde que dejé los purés hasta que me quitaron los puntos (de nuevo decisiones totalmente personales y calibradas siempre antes de comérmelo):

  • Helado, un clásico después del dentista cuando me quitaban dientes de leche y tenía media boca anestesiada, porque el calor puede dificultar la cicatrización.
  • Gulas, tenéis la Gula del Norte y vosotros aquí preocupaos, es lo más fácil de comer y de preparar (y lo mejor del mundo)
  • Sopa, caldo de verduras o de pollo con fideos (y cubitos !!!)
  • Yogures, perfecto para cuidarse por dentro cuando te estás medicando
  • Brandada de bacalao, porque no hay que estarse de nada nunca
creo que ya entendéis la idea, disfrutad igualmente de lo que os gusta y daos algún caprichito porque queráis o no estáis convalecientes.


Hablar: si habéis visto el capítulo de Awkward en el que le quitan las muelas del juicio a Jenna sabréis que tuvo que estar un día entero sin hablar. Yo se lo pregunté al médico y me dijo que nada de eso pero que pensara que iba a descansar y de hecho no tuve muchas ganas de hablar (y soy una cotorra!!!) ni de nada que no fuera dormir.

Puntos: No sé cuantos llevaba pero sí sé que retiró bastantes trocitos de hilo y me comentó qué llevaba muchos, aun así no me molestó nada y lo hizo en medio minuto.

Esto es todo, espero que os sirva de ayuda o que, por lo menos, os haga perderle el pánico respeto a la cirugía.

9 de enero de 2015

26 de diciembre de 2014

3 de diciembre de 2014

Playlist (Christmas Edition)

Cuando preparamos la comida de Navidad y hacemos galletas (próximamente en este calendario) siempre pongo música navideña para crear ambiente y por eso os traigo hoy algunas ideas de canciones que no faltan en mi playlist. Me parece un buen punto de partida para que vayáis creando las vuestras. Los carols son tan típicos que hay mil versiones por mil artistas distintos, aquí os propongo algunos para que veáis las distintas opciones que hay, desde artistas de hace años a los más recientes.


30 de noviembre de 2014

7 Movie Reviews

Como lo estáis leyendo, 7 de golpe. Se me ha ido de las manos y me estoy remontando a hace bastantes meses, soy consciente. Dad las gracias que me he repensado publicar mi opinión sobre unas cuantas más. 

Chef



Me chiflan las películas en las que tiene un papel importante la comida, así que tuve que ver esta ¿Conocéis los productos de Jacobs by Marc Jacobs for Marc by Marc Jacobs in collaboration with Marc Jacobs for Marc by Marc Jacobs? Pues esta película es algo así pero cambiando Marc Jacobs por Jon Favreau. No es que esté mal pero hay que mentalizarse porque puede empachar. 
El resto del reparto son conocidos como Sofía Vergara, de la que soy más que fan, que tiene un papel más serio y sereno al que me tiene acostumbrada en Modern Family. Ella es el mejor ejemplo de que podría haberle sacado más partido a los actores que le rodean porque los otros ya tienen alguna rareza o algo que les caracteriza: la actitud del food blogger, interpretado por Oliver Platt (al que, por cierto, vi en Venecia hace unos años), es sublime. Sin embargo, Inez (Sofía Vergara) es una madraza latina, acomodada, autosuficiente, muy sensible y comprensiva. Me quedé con ganas de más Sofía, en especial, y de los demás, en general.
Lo que sí me gustó mucho fue la banda sonora, que incluye artistas como Gente De Zona y temazos como Oye Como Va y Sexual Healing entre otros, ya que me encanta la música latina. 

Amanece En Edimburgo



El musical de The Proclaimers que prometía ser el Mamma Mia! de este año tiene, para mí, un toque triste y es la alegría y el humor lo que realmente atrae del de ABBA. Caras desconocidas y mi dificultad para entender a los escoceses no ayudan. Lo cierto es que la alquilé porque el videoclub era una de las paradas que tenía que hacer, entre otras cosas, cuando me atropellaron y después de algo así me apetecía disfrutar un poco. De todas formas son todos buenísimos cantantes, muestra una ciudad muy bonita y a pesar de lo que pueda parecer es bastante rápida. Mi escena favorita la del bar y una anécdota que me llamó mucho la atención es que no entendía en absoluto a la madre al hablar y, en cambio, al cantar era la que mejor vocalizaba.

The Equalizer



Aprovechamos la fiesta del cine para ver esta película. Denzel Washington es una apuesta segura cuando quieres ver una peli de cine, porque sin duda esta película en la tele no sería lo mismo y como no está el cine para ir cada día mejor aprovechamos alguna buena producción, de esas en las que ves que no reparan en gastos. Un punto negativo es el rato que pasa hasta que empieza la acción, estuve a punto de perder el interés.
Yo no reconocí a nadie pero salen Chloë Moretz (Alina, la protagonista), Haley Bennett (la amiga), Robert Wahlberg y al que sí que reconocí es a David Harbour que últimamente sale en todas las películas que veo. Muy sanguinaria y violenta en mi opinión. Me apetecía acción, no Tarantino. Aparte de eso me gustó y a los Reyes Magos les voy a pedir un Equalizer que venga a poner orden aquí, porque de verdad que te llena de esperanza pensar que alguien se pueda mover por el bien y no por el dinero o la fama.

El Lobo De Wall Street



Creo que soy la única persona del mundo a la que no le gustó la película basada en la vida de Jordan Belfort. Es larguísima. Larguísima en el sentido de repetitiva, no hace falta que me pongan ocho veces como se droga si en todas hacen lo mismo y pasa lo mismo, al igual que no hace falta que me enseñen veinte veces las fiestas que se montan con las prostitutas por la misma razón y no necesito que me enseñen doce veces las peleas con sus parejas, porque, sí, siempre son iguales. Entiendo que tenemos que ver la magnitud de locura y lo mucho que se les fue de las manos pero todos sabemos qué es una crisis y cómo lo gosan los que pueden antes de caer en desgracia y ya hay ocho mil películas sobre llevar dinero a Suiza. Por otra parte, aunque esto es totalmente prejuicio mío, cada día trago menos al Leonardo Di Caprio que pierde los estribos y entra en trance en las películas y si eres seriéfilo igual te hace gracia ver a la madre más famosa, intrigante y buscada de la televisión. No es mi caso porque me parece muy cursi.
No obstante, me hizo gracia como representan a los suizos, fue una buena forma de ponerse en contacto con el acento australiano de la mano de Margot Robbie y, si hay algo que recomiendo totalmente, es la banda sonora. Está a la altura, aunque en una línea estilística muy distinta, de Love Actually que para mí es la madre de las BSO y es también la primera película en la que me fijé en la música y desde entonces no he parado. Es de agradecer una producción inmaculada al estilo de El gran Gatsby (que también protagoniza Di Caprio, ahora que lo pienso) que es lo que busco ahora en el cine, ya que desde hace unos años no encuentro una película que me quite el aliento y es lo que hizo que El gran Gatsby me gustara tanto viniendo de haber leído el libro.

Caminando Entre Las Tumbas



Liam Neeson es un Dios. Lo sabemos tú, yo y hasta tu hámster. Hace de todo y todo bien, pero sobretodo borda los papeles de justiciero, exagente de la ley etc. como es el caso de esta película y de Venganza, por ejemplo. La personalidad de su melena, su nariz y su acento irlandés quedan en segundo plano por la iluminación (o la falta de ella) y la sensación que transmite la película. Peor que Mentes Criminales, que da miedo; Caminando entre las tumbas da angustia. Se me hizo un poco pesada hasta que realmente tienen pistas que dirigen la investigación y puedes sentir que empieza la acción. Similar a The Equalizer en lo que a la sangre, a la espera y a la iluminación se refiere y aunque también cuenta con David Harbour en el reparto, en esta película reina la angustia y pasar un mal rato; en la otra, la acción. Con esta película me sentí más amenazada y vulnerable.
Como anécdota os diré que el protagonista, el traficante que presenta la trama a Liam Neeson, es el marido de Lady Mary en Downton Abbey con pelo corto y oscuro. Tuve que googlear el reparto para saber que el que pensaba que me sonaba, es imposible que me suene y que el chico que parecía el primo de Jonathan Rhys Meyers es, en realidad, Matthew Crawley (interpretado por Dan Stevens).

Begin Again



Si llevo varias películas alabando la acción, esta película es una oda a la música. Tranquila y sin un hilo argumental muy claro más allá de la experiencia de, ejem, volver a empezar de Keira Knightley, una inglesa en Estados Unidos con talento para la música pero sin confianza. Me fascina el don que tienen todos para la música, para componer en cualquier momento y la forma de ver la vida en la que todo se reduce a componer o producir música. Algo que me queda muy lejos pero que valoro y envidio mucho. La película tiene un vibe bohemio y acogedor que apetece.
Ya publiqué sobre la banda sonora porque realmente lo es todo en esta película que cuenta con Mark Ruffalo y Cee Lo Green. Solo por la música merece la pena y porque: Adam Levine #nuffsaid.

El Hombre Más Buscado



La película póstuma de Philip Seymour Hoffman ambientada en Hamburgo y basada en la novela de John le Carré es un claro ejemplo del trabajo bien hecho: sin lagunas y muy detallista. El mejor detalle, desde mi punto de vista, el estilismo y la caracterización (un trabajo tanto del equipo que hay detrás como de los actores): La jefaza americana (Robin Wright), impoluta que propone lugares de encuentro modernos y que tiene muy claro quién manda y le gusta mostrarlo; el agente (Seymour Hoffman), bebedor y fumador, insano en general, que se mueve por círculos underground; el banquero (el mitiquísimo Willem Dafoe), que sabe vivir bien y mi favoritísima Rachel McAdams, abogada joven dispuesta a cambiar el mundo que no puede vestir más alemana, por nombrar a algunos. Por esto, la profundidad de la operación y el final, es una gran película y debe ser un gran honor para el desaparecido Philip Seymour Hoffman.

Si has llegado hasta aquí, felicidades y, sobretodo, muchas gracias. Procuraré no dejar pasar ocho siglos la próxima vez que vea una película hasta que escriba sobre ella, si me decido a hacerlo, para no hacer un resumen de todas las películas habidas y por haber de una sentada. 

Todas las imágenes son de filmaffinity.com